La situación económica del país antes de la pandemia se caracterizaba por un elevado desempleo en jóvenes, particularmente mujeres.  Esta condición se ha acentuado en la post pandemia, pues muchas empresas desaparecieron y un buen número de las que quedaron se hicieron más eficientes, con lo cual la demanda de personal se redujo de manera importante, haciendo que la empleabilidad se volviera más compleja.